Fraudes habituales con las tarjetas de crédito
El uso de las tarjetas se ha convertido en algo cotidiano para nosotros. Ya sea en el cajero, en los comercios o por Internet, cada día se realizan miles de operaciones con las tarjetas, y dado que son el modo más rápido para acceder a los fondos de nuestra cuenta bancaria, cada día también aumentan las formas en que se produce el uso fraudulento de dichas tarjetas.

Porque parece que, aunque cada día se implementan nuevas medidas de seguridad en las mismas, como las tarjetas virtuales o las tarjetas EMV, en las que es necesario marcar el PIN antes de su uso, los delincuentes siguen encontrando medios para hacerse con los datos de nuestras tarjetas y vaciarnos la cuenta bancaria casi sin que nos demos cuenta.

Entre los fraudes más habituales que se cometen con las tarjetas, podemos encontrar los siguientes:

- Por teléfono: A veces los defraudadores se hacen pasar por operadores telefónicos con objeto de obtener los datos de nuestras tarjetas. A veces nos informan de que hemos ganado un gran premio en metálico y para cobrarlo sólo debemos abonar con nuestra tarjeta los gastos de envío. Otras veces se hacen pasar por empleados de la compañía que ha emitido nuestra tarjeta de crédito y nos piden los datos de la misma con objeto de incluirnos en nuevas promociones.

- Skimming: Es un sistema por el cual se copia la banda magnética de la tarjeta a través de un dispositivo portátil, fraude que suele realizarse en tiendas o restaurantes. A veces lo instalan en el cajero, junto con un teclado falso, para copiar los datos de nuestro código PIN y la banda de la tarjeta.

- Por correo: Interceptando el sobre que el banco nos envía con nuestra tarjeta. Por ello lo mejor es siempre acudir nosotros a recogerla.