Ganar dinero con el reciclaje
Seguramente después de leer este artículo te pensaras dos veces antes de tirar cualquier producto a la basura. En algunos países como Venezuela, Colombia o Argentina, existen redes de compraventa entre particulares y mayoristas del reciclaje. Sin embargo, en España la industria de la recuperación se basa en la instalación de contenedores tanto en ciudades como en pequeños pueblos, es así como se consigue separar y aprovechar un material todavía valioso o que por lo menos pueda volverse a utilizar. Después de un tratamiento adecuado, puede volver transformado en un nuevo producto de consumo. Las empresas de recuperación o reciclaje instalan contenedores de manera gratuita, este servicio también se conoce como “recogida de basura selectiva” y por un pequeño importe mensual se encargan de gestionar el papel, cartón o plásticos que desechan las grandes superficies comerciales.

Lo que mucha gente no sabe es que con esta práctica ecológica y responsable con el medio ambiente se pueden ganar algunos euros por deshacerse de cartón, papel, ropa o metales. Por Internet podemos encontrar compradores de todo tipo de materiales, un negocio que sigue en pleno crecimiento. Por ejemplo, el consumo de papel recuperado por la industria papelera nacional ha sido tan importante que ha colocado a España a la cabeza de la reutilización europea de papel. Algo que los bosques seguro que agradecen porque se requiere la tala de menos árboles.

Para hacer negocio con el reciclaje y poder ganar dinero es necesario conocer el valor de algunos elementos en el mercado, y así negocia en función de la disponibilidad de materiales con que se cuente en el hogar.

Las radiografías que nos hacemos en el médico o similares tienen un valor de recuperación bien apreciado por la industria de los metales. De cada kilo de radiografías, pueden obtenerse unos 6 gramos de plata que se venden en el mercado por casi 1 euro la unidad. Para tener una orientación, se necesitan unas veinte radiografías para sumar un kilo de material reciclable.

El aceite usado de cocina es otro de los productos estrella para reciclar. La industria del biodiésel y de generación de energía eléctrica lo compran a unos 0,12 euros por litro, con recogida a domicilio siempre que podamos acumular más de 100 litros. El papel se puede vender tras acumular centenares de kilos. Por cada tonelada del mismo puedes pedir hasta 40 euros.

Los ordenadores usados, cartuchos de impresora sin tinta y monitores son productos que perfectamente se pueden reciclar, ya que se desmontan y en su interior hay piezas todavía recuperables. En estos casos, los precios son variables en función de la antigüedad de los aparatos. Los teléfonos móviles en desuso o cualquier material electrónico también se puede vender.