Gastar menos con el microondas
El microondas se ha convertido en un elemento más de nuestra cocina y rara es la familia que no dispone de uno. Sin embargo, la mayoría nos limitamos a utilizarlo para descongelar o calentar la comida, sin darnos cuenta de que este sencillo electrodoméstico nos puede ayudar a ahorrar de distintos modos.

Gracias al microondas:

– Ahorramos tiempo, y el tiempo es oro. En los nuevos microondas con grill podemos preparar platos que antes cocinábamos en el horno tradicional pero invirtiendo mucho menos tiempo en ellos.

– Ahorramos en la cesta de la compra: Al tardar menos tiempo en cocinar, podemos sustituir los platos precocinados que ya se han hecho habituales en nuestra despensa y en nuestra nevera por platos hechos por nosotros, lo cual supone un gran ahorro en la cesta de la compra y al mismo tiempo seguiremos una alimentación más sana.

– Ahorramos energía: Porque por su sistema de producción de calor es el aparato con mayor rendimiento de todos los electrodomésticos. El Instituto para la diversificación y ahorro de energía, IDAE, ha calculado que l uso del microondas supone un ahorro del 70% con respecto al uso del horno tradicional, y esto también lo veremos reflejado en la factura.

– Ahorramos en productos de limpieza: No necesitamos fuentes especiales para cocinar en el microondas como sí ocurre en el horno tradicional, sino que podemos cocinarlos en el mismo lugar que vamos a utilizar para servir la comida y eso lo notaremos a la hora de utilizar el lavavajillas. Por otro lado, nos ahorramos en productos de limpieza para el horno, ya que para limpiar el microondas sólo necesitaremos calentar en su interior un vaso de agua mezclada con un chorro de vinagre o limón y después pasar un trapo o una gamuza. Una vez hecho esto, nuestro horno estará listo para el siguente uso.