Gestión de gastos en las comunidades de propietarios
Un gasto mensual con el que deben contar los propietarios de las viviendas son las cuotas de las comunidades de propietarios a las que pertenezcan, que en algunas ocasiones pueden llegar a ser de un importe alto. Estas cuotas se utilizar para financiar unos servicios de los cuales se benefician todos los propietarios de las viviendas.

El dinero de las cuotas se debe destinar íntegramente a pagar los gastos que se lleven a cabo y a cubrir las reservas que establece la ley de la propiedad horizontal. Los principales gastos que se recogen en estas cuotas son los siguientes:

– Seguro del edificio y de las instalaciones comunes.
– Mantenimiento de los ascensores si el edificio cuenta con ellos.
– Mantenimiento de las instalaciones comunes, en las que se recogen partidas como limpieza, jardinería, conservación de piscinas y del resto de las zonas comunes.
– Servicios de administración de fincas.
– Suministros propios de la comunidad como agua, luz, teléfono, etc.

Para economizar en estas partidas es necesario optar por la oferta más económica en cada una de las partidas que integran dichos gastos dentro de lo que podemos encontrar en el mercado. Además se deben revisar todos los años los precios que se nos cobran en caso de prórrogas de contratos de servicios. En caso de que aparezcan nuevas ofertas en el mercado se debe intentar renegociar dichos contratos.

También se puede intentar rebajar las partidas de gastos, por ejemplo, haciendo un uso racional de la electricidad, colocando sistemas de bajo consumo en todas las lámparas comunitarias o llamar sólo a un ascensor a la vez en lugar de a todos al mismo tiempo, lo cual puede disminuir el consumo en un 20% al año.

Por otro lado debemos tener conciencia de que la propiedad es compartida y cuidar las instalaciones, haciendo que los propietarios que causen daños los abonen.