Inspecciones de trabajo
Según ha comentado el actual Ministro de Trabajo, va a aumentar el número de inspectores de trabajo para poder inspeccionar un número mayor de empresas y, de ese modo, poder certificar que se cumplen las condiciones laborales exigidas por los convenios y por el ordenamiento jurídico español.

Normalmente, las inspecciones de trabajo han tenido lugar cuando alguien, trabajador de una empresa o no, si tenía sospechas de que dicha empresa estaba cometiendo alguna irregularidad en temas laborales, de derechos de los trabajadores, de no respetar las medidas de higiene y seguridad, etc, podía presentar una denuncia para que se realizar una inspección de trabajo y de ese modo se verificara si realmente se estaban cometiendo dichas irregularidades.

Sin embargo, aunque existe esta posibilidad para dar a conocer las irregularidades que se producen en ciertas empresas, no siempre quienes trabajan en ellas se atreven a hacerlo , ya que, como en toda denuncia, es necesario indicar los datos del denunciante y los hechos que denuncia, entre otros datos. Sin embargo, esta falta de anonimato impide también que cualquier empleado descontento se denuncie falsamente a la empresa.

Las denuncias se pueden interponer en Inspecciones provinciales, Áreas o Dependencias Provinciales de Trabajo e Inmigración, y unidades correspondientes de las Comunidades Autónomas por escrito.

En cuanto a los tipos de empresas que pueden ser sometidas a una Inspección de Trabajo, podemos destacar las siguientes:

– Las empresas públicas o privadas.

– Los vehículos y los medios de transporte en general, en los que se preste trabajo, entre los que se incluyen los barcos de marina mercante y los aviones.

– Las entidades y empresas colaboradoras en la gestión de la Seguridad Social.

– Las entidades públicas o privadas que colaboren con las distintas Administraciones públicas en materia de protección y promoción social como tales