Invertir en plazas de garaje
Cuando hablamos de inversión inmobiliaria, todos solemos pensar en viviendas o locales. Sin embargo, existe otro mercado que también representa una gran inversión y que cuenta con la ventaja de estar menos sometido a los vaivenes del mercado. Quienes vivien en grandes ciudades saben la dificultad que entraña encontrar un lugar donde aparcar el coche cada día. De media, quienes no son propietarios de una plaza de aparcamiento o no disponen de ella en alquiler, gastan más o menos tres cuartos de hora en conseguir un lugar para dejar el coche dependiendo de la zona en la que vivan. La existencia del Servicio de Estacionamiento Regulado (S.E.R), ha hecho esta búsqueda aún más difícil, por ello, invertir en un plaza de garaje se ha vuelto un negocio rentable.

Mucho más si tenemos en cuenca que mientras que la población ha experimentado en los últimos años un crecimiento de aproximadamente un 10% de media, la de los automóviles ronda el 20%. Por ello, el precio de las plazas de párking en la mayoría de las ciudades españolas no ha hecho más que subir en los últimos años.

Desde hace unos años el precio medio de las plazas de aparcamiento ronda los 30.000 euros, e incluso se han llegado a pagar por estos inmuebles la astronómica cifra de 120.000 euros. Debido a la escasa oferta y la creciente demanda, comprar una plaza de garaje para alquilarla se está convirtiendo en un negocio rentable y seguro. Además, su adquisión no conlleva los mismos problemas de financiación que si queremos comprar una vivienda, gracias a que su valor es relativamente bajo y además, se trata de una inversión que cuenta con la gran ventaja de que nos va a reportar liquidez rápidamente.