La importancia de la carta de presentación
A la carta de presentación no siempre se le da la importancia que tiene. De hecho, muchos candidatos a un puesto de trabajo ni siquiera la incluyen y directamente envían su curriculum vitae, sobre todo por Internet. Sin embargo, no debemos desdeñar su importancia, ya que entre varios curriculums similares, la carta de presentación puede representar la diferencia entre obtener el puesto y no. Por ello deberemos redactar una carta que llame la atención y que se diferencie del resto.

Para lograrlo te damos algunos consejos:

No hagas una carta tipo. Muchas veces redactamos una y simplemente cambiamos la fecha y el nombre del puesto, sin tener en cuenta los requisitos del mismo. Lo mejor es personalizar un poco cada carta, haciendo referencia a algún dato en particular, para que la empresa no piense que sólo te interesa trabajar pero que no te importan las características del puesto en sí.

– En la carta deberás reflejar los puntos más importantes de tu experiencia, formación, aptitudes para el trabajo, disponibilidad y todo ello sin excederte, ya que no debe ocupar más de una cuartilla. Lo ideal es que no supere los 4 párrafos y estos deben oscilar entre 3 a 8 líneas de largo máximo cada.

Revisa la ortografía, la puntuación y la redacción. Detalles como la separación de párrafos, la fecha o el nombre y la dirección del empleador son importantes y no debes olvidarlos. Si se trata de una candidatura espontánea, es conveniente dirigirla al departamento de recursos humanos o al Director de dicho departamento.

– Cuida el tono del encabezamiento y la despedida, que deben ser formales pero acordes con el puesto al que optas. En la despedida es conveniente agradecer al seleccionador su atención, aunque sin fórmulas demasiado retóricas.