Las escuelas taller, una alternativa para jóvenes desempleados
Las Escuelas Taller y son centros de trabajo y formación donde los jóvenes desempleados reciben formación profesional ocupacional que alternan con la práctica profesional, para lograr que, cuando abandonen la escuela, estén más capacitados en su oficio y de ese modo accedan con mayor facilidad a un puesto de trabajo.

Para poder solicitar una plaza en estas escuelas taller y casas de oficios, los jóvenes deben reunir los siguientes requisitos:

– Estar inscrito en la oficina de empleo como desempleado.
– Ser mayor de 16 años y no haber cumplido los 25.

Los proyectos que se realizan en estas Escuelas Talleres constan de dos etapas:

– En la primera, los alumnos adquieren los conocimientos teóricos necessarios para el desarrollo de su profesión, así como los la formación sobre como evitar los riesgos laborales en el trabajo.
Esta etapa tiene una duración de seis meses. El tiempo que se dedica a la formación teórica se computa a todos los efectos, es decir, a efectos de cobrar el desempleo o percibir la jubilación, como jornada efectiva de trabajo.

– En la segunda etapa, los alumnos completan su formación alternándola con la práctica profesional, desarrollando su actividad en las entidades promotoras de las Escuelas Talleres con un contrato para la formación. Esta segunda etapa dura dieciocho meses.

Una vez que finalice el plazo concreto de duración que se haya establecido en la resolución aprobatoria del proyecto, finaliza el Taller de Empleo, por lo que los contratos celebrados con las entidades nunca pueden sobrepasar el tiempo máximo de duración del proyecto.

Las ayudas que reciben los alunos para cursar sus estudios son las siguientes:

– En la primera etapa, los alumnos tendrán derecho a una beca.

– En la segunda, los alumnos percibirán una remuneración equivalente al 75% del salario mínimo interprofesional anualmente establecido.