Las horas extraordinarias
Las horas extraordinarias son aquellas horas que, en nuestro puesto de trabajo realizamos fuera de la jornada laboral que está recogida en el convenio o que hemos contratado con la empresa. Surgen de la necesidad de que los trabajadores desarrollen sus funciones más horas al día pero, al estar fuera de convenio, deben adoptar una forma diferente de las horas que componen nuestra jornada ordinaria.

Estas horas poseen unas características especiales, comenzando por la parte económica, ya que su retribución debe ser mayor que la de una hora ordinaria o canjearse por una jornada de descanso, o una combinación de ambos tipos de compensación. Además, los empleados no pueden hacer más de un número determinado de horas al día y al año no se pueden realizar más de 80 horas extraordinarias, anque dentro de éstas no se computan las que se tuvieron que hacer por razones de fuerza mayor o las que hayan sido compensadas por periodos de descanso durante los 4 meses siguientes a su realización.

Las horas extra son voluntarias, aunque el empresario puede exigirlas si existe pacto o si figura en el convenio colectivo y en caso en que sea necesario hacerlas para prevenir o reparar siniestros y daños extraordinarios o urgentes.

No todos los trabajadores pueden realizar horas extraordinarias, ya que su realización está prohibida en los siguientes casos:

– Trabajadores menores de 18 años.

– Trabajadores nocturnos, es decir, aquellos que al menos tres horas de su jornada diaria o un tercio de la jornada laboral anual, se realiza entre las diez de la noche y las seis de la mañana.

– Trabajadores que desarrollen su trabajo en el interior de las minas, salvo que se presten por casos d fuerza mayor.