Llevar la contabilidad de una pequeña empresa
La contabilidad de una empresa no sólo es obligatoria para ser presentada al Estado, también lo es para poder conocer el estado de nuestro negocio día a día. Con ella sabremos si estamos administrando bien nuestro negocio o si por el contrario necesita un cambio radical.

Si el negocio es pequeño, la contabilidad es muy importante y se puede manejar con un ordenador. También lo podemos hacer manualmente, aunque nos será más costoso y nos llevará más tiempo. Es muy importante ordenar todas las facturas, guardarlas y calcular todo lo que se ha gastado e ingresado durante la semana. Con ello podremos llevar los inventarios sin problemas.

Hay que tener en cuenta todos los servicios que se están utilizando. Esto significa que no podemos ingnorar los recibos de la luz, del agua o del teléfono. El personal a cargo también tendrá que estar clasificado y nunca se podrá perder de vista el tema de los pagos, dejando suficiente dinero en caja por si se tuviera que pagar algún seguro.

Es importante pagar en cheques y a 30, 60 o 90 días a los proveedores, pues con ello conseguiremos ir más desahogados. Tambén es imprescindible no tener mucho dinero en efectivo en el local para evitar robos. Por último, te recomendamos que utilices carpetas de diferentes colores para diferenciar los gastos por uno u otro concepto. Tienes que tener muy presente cuáles están pagadas y cuáles están por pagarse. El orden es fundamental, pues la contabilidad tiene que ser exacta, tiene que cuadrar.