Microcréditos comunitarios para parados
Dado el aumento del número de parados en la Unión Europea desde el estalllido de la burbuja inmobiliaria y debido al hecho de que los países de la eurozona aún tardarán un tiempo en crear empleo, el Parlamento Europeo ha decidido tomar cartas en el asunto e intentar paliar dicha situación con los medios que tiene a su alcance. Por ello, el pasado viernes 11 de febrero aprobó en sesión plenaria la creación de un mecanismo de microcréditos mediante el cual se van a repartir 100 millones de euros en préstamos a parados que quieran iniciar un negocio para el período del 2010 al 2014.

Esta iniciativa, que hasido ya aprobada por los gobiernos europeos, permitirá conceder unos 45.000 microcréditos de hasta 25.000 euros para apoyar tanto la creación de nuevas empresas por parte de los desempleados como el desarrollo de las PYMES que ya existen. Esta medida se aprobó en el Comité de Representantes Permanentes (Coreper).

Estos microcréditos están pensados especialmente para los jóvenes desempleados, que son los que más dificultades tienen a la hora de conseguir financiación de las entidades bancarias y para PYMES con menos de diez empleados y cuyo volumen de negocios no supera los dos millones de euros.

De los 100 millones de euros que se prevee entregar como mediante esta iniciativa, 60 millones procederán del Programa Progress de ayuda a parados, un programa ya existente en la Unión Europea, y los 40 millones restantes se obtendrán de fondos sin asignar del presupuesto de la Unión Europea.

Esta ayuda se canalizará mediante organismos públicos y privados que, en los Estados miembros proporcionarán financiación a personas y a pequeñas empresas y, al mismo tiempo, estará gestionado conjuntamente por el Banco Europeo de Inversiones y del Fondo Europeo de Inversiones.