Microcréditos para pequeñas empresas
Los microcréditos son cada día más importantes y solicitados en las principales economías del mundo. En España se suelen solicitar a través de las cajas de ahorro y bancos con el apoyo de distintas organizaciones sociales compinchadas con la administración pública. El objetivo no es otro que el de apoyar a las pequeñas empresas con pequeños préstamos que no superan los 26.000 euros.

Las personas autónomas y emprendedoras que decidan solicitar un microcrédito deben cumplir una serie de requisitos. Tienen que presentar un plan de empresa, documento en el que se detallan las claves del proyecto. Su elaboración es muy importante, pues de ello dependerá fundamentalmente la viabilidad del préstamo. No tiene que quedar ningún cabo suelto, tiene que ser un proyecto serio y sólido para que tenga credibilidad.

Las cajas y los bancos analizarán si hay posibilidades de éxito en el sector. Para ello analizarán los aspectos más importantes de la actividad: comercial, económico y legal. El entorno y la competencia también jugarán un papel clave como factores externos. Hay que tener en cuenta las oportunidades y las amenazas, como si de un análisis DAFO se tratase.

Las cajas de ahorro, gracias a las Obras Sociales, ayudan a los emprendedores en todo lo posible. Lo hacen mediante profesionales especializados en la materia. Sin embargo, si la persona solicitante cumple con todos los conocimientos necesarios, puede descargar de Internet los planes de negocio tipo para cumplimentarlos.

Normalmente para este tipo de créditos no hay tantas pegas, aunque hoy en día las cosas están tan mal que no se fían de nada ni de nadie. Lo mejor de todo es que no se necesita ningún aval para que sea concedido. Lo único importante será el proyecto y la situación personal y familiar del demandante. No hay que olvidar que el crédito tendrá que ser devuelto en el futuro.

Las personas que más solicitan este tipo de créditos son los autónomos y los pequeños empresarios. También los inmigrantes, las personas en paro, los jóvenes sin recursos y las personas mayores suelen demandarlos. De hecho, según la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), son las mujeres y los immigrantes los que más microcréditos han demandado en los últimos años.

En 2008 un total de 21 cajas de ahorro ofrecieron microcréditos. Se concedieron 1.492 y el gasto total ascendió a 15 millones de euros, lo que significa que el importe medio fue de de 25.665 euros. En el 90% de los casos no hubo comisiones de por medio y el plazo medio de devolución fue de 5,28 años con un TAE del 5,21%. La morosidad se cifró en un 13,9%, porcentaje que seguro que habrá aumentado en 2009.