Pedir un anticipo de la nómina
Por desgracia cada vez son más las familias que tienen más problemas para llegar a fin de mes. Una buena solución para no dejar impagadas algunas facturas o recibos es solicitar a la empresa para la que se trabaja un préstamo o un anticipo del salario. Es importante decir que no todas están obligadas a hacerlo, pero muchas compañías cuentan con la posibilidad de adelantar parte de la nómina a sus empleados si realmente lo necesitan. Es un derecho recogido en el artículo 29 del Estatuto de los Trabajadores.

El trabajador tiene derecho a recibir un anticipo a cuenta, sin que llegue el día señalado para el pago. No se establece la cuantía que se puede solicitar, es algo que se deberá acordar o revisar los convenios colectivos de las distintas empresas o sectores para llegar a un acuerdo. No obstante, en general todos se rigen por una serie de características comunes:

– Cantidad máxima que se puede solicitar: No se puede pedir la totalidad del salario correspondiente al desempeño realizado, ya que ello podría causar problemas de tesorería en la empresa si fuera una práctica generalizada entre sus trabajadores. La cantidad máxima se suele calcular en un tanto por ciento respecto a los días ya trabajados.

– Modalidad de la devolución: Lo más normal es que los anticipos a cuenta del trabajo se descuenten al empleado en la nómina del mes siguiente al que se ha hecho efectivo. Sin embargo, también hay la posibilidad de establcer unas cuotas de devolución durante una serie de meses consecutivos, sin coste adicional alguno.

– Limitaciones: La solicitud del anticipo no puede hacerse de forma habitual cada mes por parte del empleado, ya que se trata de una práctica excepcional con respecto al régimen general, en especial sobre el momento de la liquidación del salario.