¿Por qué tener una tarjeta de crédito?
Seguro que alguna vez en tu vida habrás pensado si es necesario tener una tarjeta de crédito. ¿No es suficiente con una tarjeta de débito? Si tenemos en cuenta que la mayoría de los españoles tiene cuatro tarjetas en la cartera, es evidente que la respuesta a la pregunta es negativa.

Las tarjetas de crédito, como es fácil de adivinar por su nombre, sirven para obtener crédito a través de una especie de préstamo. La diferencia principal con la tarjeta de débito es que en estas últimas que el pago se carga directamente y de forma inmediata a la cuenta bancaria, mientras que con las priemras podemos aplazarlo durante un tiempo, que normalmente suele ser de un mes. En resumidas cuentas, podemos decir que es una forma de endeudarse por poco tiempo con un capital que podremos disfrutar por adelantado.

Lo que recomendamos para la vida diaria es sin duda una tarjeta de débito, pues suelen ser gratuitas y no tienen ningún tipo de cuota asociada. Además, de esta forma podemos controlar nuestro gasto, pues de la otra forma podemos volvernos locos comprando al ver que nuestro saldo no disminuye, cuando en realidad sí lo está haciendo. Sin embargo, es fundamental tener una tarjeta de crédito para hacer frente a una eventual falta de liquidez, aunque hay que tener en cuenta que en ese caso los intereses serán bastante más elevados que los que se aplican a los préstamos personales. Por otro lado, es importante tener una porque hay una serie de servicios que requieren una tarjeta de crédito como fianza. Un ejemplo de ello es el alquiler de coches.

Pero los puntos a favor de una tarjeta de crédito no terminan ahí. También hay que destacar que suelen ir asociadas a promociones eventuales, descuentos, programas de puntos… incentivos que hacen que se convierta en un producto muy atractivo y utilizado por casi todo el mundo. Eso sí, hay que ser muy disciplinado con una de ellas en las manos. Si no quieres endeudarte evita caer en la tentación.