¿Qué es un crédito sindicado?
El crédito sindicado es una manera mediante la cual una empresa consigue financiación externa a través de deuda. La principal diferencia entre estos créditos y los préstamos normales que las empresas obtienen de sus bancos se basa en que, debido al tamaño del préstamo, éste se divide en varios bancos.

Si una empresa necesita un préstamo de gran cuantía para financiar, por ejemplo, una inversión, habla con los bancos con los que trabaja para hallar la forma de obtener la financiación. Normalmente los bancos tienen un límite relativo a cuánto dinero pueden prestar a una empresa. Si la empresa está superando este límite, se puede acordar un crédito sindicado.

Mediante él, el banco que lo gestiona ofrece a la empresa conseguir el préstamo entre varios bancos para reunir el total. El proceso de sindicación puede ser voluntario o comprometido. En el primer caso, el banco que gestiona el crédito puede aceptar conseguir el préstamo sin ningún compromiso. En el segundo, se compromete a que, si no logra reunir el dinero, la entidad cubrirá la cantidad que falte.

Las ventajas de este tipo de crédito son que la empresa consigue préstamos más amplios y puede ampliar sus contactos bancario, incluso fuera del país, buscando fuentes de financiación alternativas.

Las ventajas para los bancos son que pueden ofrecer préstamos a sus clientes, incluso cuando superan sus límites de riesgo, además de que, al realizar la labor de agentes, pueden cobrar comisiones adicionales como gestores del crédito. Además les permite contactar con empresas con los que normalmente no tendría contacto y establecer relaciones con entidades financieras del extranjero, ya que la sindicación de créditos se puede realizar tanto con entidades nacionales como extrajeras.