Qué hacer si nos “cuelan” un billete falso
A diario oímos noticias en las que se nos informa de que la policía ha desarticulado bandas que se dedican a falsificar billetes de distinto valor, pero sobre todo los de diez, veinte y cincuenta euros, ya que son los más fáciles de poner en circulación. Una vez que falsifican el dinero, pagan con él en distintos establecimientos, lo que hace que el billete falso pase de mano en mano hasta ser detectado.

Son los bancos, cajas y los comercios que trabajan con dinero en efectivo quienes tienen que poner fuera de la circulación los billetes falsos, pero, sobre todo en comercios pequeños, puede ocurrir que no lo detecten. Por ello, deberemos estar muy atentos a no recibir ninguno y no aceptar nunca un billete del que no estamos seguros que sea legítimo.

Si tenemos la mala suerte de que acaba en nuestras manos un billete falso, debemos tener en cuenta una serie de puntos:

Aunque puedes tener la tentación de volver a ponerlo en circulación para no perder el dinero, es algo que no debes hacer, porque intentar pagar con un billete del que se sabe o se sospecha que es falso es un delito, por lo que podemos tener un problema aún mayor.

Debes dirigirte a una entidad bancaria donde te confirmarán si el billete es falso o no. Si existe sospecha, la entidad retendrá el billete para enviarlo al Centro de Análisis del Banco de España para que determine si lo es o no. En este caso no olvides pedir un justificante, porque si el billete es de curso legal tienes derecho a recuperar tu dinero.

Otra opción es presentarlo directamente en una sucursal del Banco de España o en la comisaría de policía más cercana, donde te informarán de si el billete es legítimo o no o lo retendrán para un análisis más profundo. Al igual que en el caso anterior, no olvides pedir un justificante.