Qué ocurre si presentamos la declaración fuera de plazo
El 30 de junio terminó el plazo establecido para presentar la declaración de la de la renta 2009. Dado que muchos españoles tienen la costumbre de dejar todo para el final, seguramente a más de un contribuyente se le ha olvidado cumplir con sus obligaciones tributarias. Sin embargo, no es momento de alarmarse, ya que, aunque debemos evitar que esto ocurra, podemos presentarla todavía y cuanto antes lo hagamos mejor, ya que las sanciones que nos impondrán serán mayores según pase el tiempo.

La Ley General Tributaria recoge las sanciones y multas que recaerán sobre aquellos que presenten la declaración fuera de plazo si lo hacen de forma voluntaria. Si es hacienda quien se da cuenta de que el contribuyente no ha presentado la declaración, lo que puede hacer dentro de un plazo de cuatro años, las consecuencias serán más graves. La cuantía de las sanciones que nos impongan dependerán del resultado de la declaración.

Si nos sale a devolver pagaremos una multa de 100 euros si la presentamos de forma espontánea y de 200 si es la agencia tributaria quien se dé cuenta.

Si sale a pagar, si somos nosotros quienes voluntariamente la presentamos, nos aplicarán unos recargos según el tiempo que haya pasado. Si la presentamos antes de tres meses, el recargo será del 5%, pero si pasan seis meses el recargo se eleva al 10% y en el caso de que se produzca dentro de los 12 meses posteriores al cierre del plazo el recargo será del 15%.

Si dejamos que pase un año, el recargo será del 20% y además deberemos abonar los intereses de demora

Si es Hacienda quien se da cuenta, se nos impondrá una sanción que variará entre el 50% hasta el 150% de la cantidad a ingresar y pagaremos el interés de demora.