Qué puntos debe contener un contrato de crédito al consumo
Llega el verano y hay quien se plantea la posibilidad de suscribir un crédito al consumo para financiar las vacaciones. Por ello, es necesario tener en cuenta qué puntos debe recoger el contrato del crédito para que sea válido.

Estos créditos suelen ser suscritos por los particulares para financiar una suma que varía entre los 150 y los 20.000 euros.

En primer lugar, deben estar obligatoriamente formalizados por escrito, entregando una copia al particular que lo suscribe y debe contener una serie de elementos como la TAE, el cuadro de amortizaciones, los elementos que componen el coste total del crédito y, si se acuerda así, la necesidad de constituir un seguro de amortización.

En estos casos la empresa que nos presta el dinero no puede exigir ningún gasto que no esté recogido en el contrato del crédito.

También es necesario que se calculen las cuotas con claridad y que se detallen qué cantidades se cargan por intereses. Si existen cuotas impagadas, todos estos términos también se deben recoger con claridad.

A petición del cliente se debe desglosar de manera detallada los conceptos que se incluyen en los pagos, por lo cual aparecerán detallados el capital pendiente, los recibos impagados si los hay, los intereses devengados y los intereses de demora.

Es necesario tener en cuenta que la Ley de Crédito al Consumo establece que cualquier contrato de crédito al consumo queda supeditado a que se conceda efectivamente el crédito y declara la nulidad de los contratos que obliguen al consumidor al pago al contado del importe prestado. Si se da el caso de que quien nos suscribió el crédito nos pide el pago al contado, deberemos acudir a los tribunales para que éstos dictaminen la falta de validez del contrato s