¿Quién paga la tasa de basuras, el propietario o el inquilino?
Desde el año pasado, el Ayuntamiento de Madrid volvió a instaurar la Tasa de Residuos Urbanos que fue eliminada en 1986. Dicha tasa ya existe en muchas localidades españolas y por ello afecta a todos aquellos que posean una vivienda. Es ahora el momento en el que hay que proceder al pago de dicha tasa, cuyo coste variará entre los 60 y los 112 euros al año si tenemos una vivienda media, pero puede llegar a los 190 euros anuales si la vivienda es más grande.

Dado que es un gasto nuevo, en el caso de los arrendamientos, puede surgir la duda de si esta tasa debe pagarla el propietario o el inquilino. El propietario es el dueño de la vivienda, pero, indudablemente, es el inquilino quien genera la basura, por tanto, ¿quién la paga?

En principio parece que quien debe abonarla es el propietario, ya que esta tasa se asemeja al Impuestos de Bienes Inmuebles (IBI), que corre a cargo del propietario. Esto se deriva del hecho de que, al no ser un gasto reflejado en un contador, según la Ley de Arrendamientos Urbanos se asemeja a este Impuesto. Por lo tanto dicha tasa sólo debe ser abonada por el inquilino si así se recoge en el contrato de arrendamiento de la vivienda.

Si en el contrato no se refleja este punto en concreto, el arrendador y el inquilino pueden llegar a un acuerdo a la hora de decidir quién pagará esta tasa.

Otra posibilidad que existe es que el propietario decida repercutir en el importe del alquiler la cantidad que debe abonar por la tasa de basuras, como vienen haciendo algunos propietarios con gastos como la cuota de la comunidad. Sin embargo, el propietario debe pensárselo dos veces, ya que en un mercado en el que los alquileres están a la baja, repercutir dicha cantidad puede hacer que encuentre mayor dificultad en alquilar su vivienda.