Reclamar un pago hecho con la tarjeta
Cuando hacemos compras por Internet, puede ser que, una vez abonado, cambiemos de idea o nos arrepintamos de la compra porque el objeto está en malas condiciones o no es lo que esperábamos. En este caso, sobre todo si pagamos con tarjeta de débito, ¿qué debemos hacer para que nos reintegren el importe de la compra?

En primer lugar deberemos reclamar a la tienda on-line a la que hemos efectuado el pago, a su departamento de atención al cliente, exponiendo los motivos por los que no queremos realizar la compra y pidiendo la devolución del cargo.

Si en unos días no hemos tenido respuesta por parte de la tienda, deberemos reclamar ante la entidad bancaria que ha emitido la tarjeta, para que realicen la devolución del pago hecho por internet. Para ello, deberemos ir a nuestra sucursal y rellenar un formulario en el que figuren nuestros datos personales, los datos necesarios para que ellos se pongan en contacto con la tienda virtual, el escrito que hemos presentado anteriormente ante el departamento de atención al cliente y toda la documentación acreditativa de los hechos que exponemos, como las facturas, los e-mails de reclamación a la tienda y cualquier otro documento que pensemos que puede ser de utilidad.

Una vez presentada la reclamación, la entidad bancaria tiene un mes para contestarnos. Si la respuesta es negativa, deberemos presentar una reclamación ante el Banco de España rellenando los formularios que podremos encontrar en su página web y enviándolos por correo junto con la documentación aportada en los casos anteriores.

Si el Banco de España resuelve en contra de nuestra reclamación, deberemos dirigirnos a cualquiera de los organismos de consumo de nuestro Ayuntamiento o Comunidad Autónoma.

Finalmente, si no obtenemos resolución en positivo, sólo nos queda ir a los tribunales, pero es un proceso complicado y lento. Por ello, lo mejor es pensárnoslo dos veces antes de realizar una compra.