Segunda hipoteca sobre la vivienda ya hipotecada
Si necesitamos obtener financiación extra, una de las modalidades a las que nos podemos acoger que ofrecen algunos bancos es pedir una segunda hipoteca, que será por una cantidad menor que la que nos concedieron para adquirir el bien (la primera hipoteca) y cuyo plazo de amortización también es menor.

Parecida a la segunda hipoteca es la rehipoteca, que consiste en ampliar el capital que debemos del préstamo hipotecario ampliando también el plazo de amortización para lograr que las cuotas mensaules sean más bajas. Aunque es una solución que nos puede sacar de más de un apuro, no debemos olvidar que, al aumentar el plazo de devolución de la hipoteca, también se paga más en concepto de interés.

La diferencia entre ambas figuras consiste principalmente en que la segunda hipoteca grava un bien que ya ha sido hipotecado. Normalmente las segundas hipotecas se hacen con la misma entidad bancaria con la que se contrató la primera, aunque podemos contratarla con otra distinta. A la hora de considerar si nos conviene hacer una hipoteca sobre nuestra casa debemos tener en cuenta que los intereses serán mayores y el plazo de amortización entre cinco y ocho años.

Normalmente las hipotecas se conceden por el 80% del valor de la vivienda, lo que hace que muchas personas no puedan acceder a una vivienda porque no pueden abonar ése 20% del valor que el banco no 20% que el banco no les puede financiar. Es en este caso donde se encuentran la mayoría de las personas, que no tienen más remedio que solicitar una hipoteca adicional al mismo tiempo que la principal.

Dado el alto índice de morosidad, el procedimiento por el que la entidad bancaria nos concede una segunda hipoteca es más largo y nos suelen pedir más requisitos, como, por ejemplo, avales.