El seguro forma parte de nuestras vidas
La seguridad es una de las principales necesidades del ser humano. Todos queremos sentirnos seguros y protegidos porque no somos muy amigos de la incertidumbre. Es por eso que la mayoría de personas contratan un seguro, ya sea para tener cubierta su vivienda, coche o salud.

La entidad que representa a 223 entidades aseguradoras y reaseguradoras que reúnen la mayor parte del mercado asegurador por volumen de negocio se llama Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA) y se dedica a representar los intereses de sus entidades asociadas, colaborar con las administraciones públicas y negociar el convenio colectivo de ámbito estatal.

El seguro forma parte de nuestras vidas. Es lo que nos permite vivir con tranquilidad y confianza de que si sucede algún imprevisto tenemos a quien acudir para buscar una solución sin que ello nos suponga un gran desembolso económico. Además, existe un seguro para cada necesidad.

Se calcula que un 94% la cantidad de hogares españoles que tiene contratado algún tipo de seguro, siendo el más frecuente el de automoción (80%) que supone un coste anual de cerca de 3.500 millones de euros en reparaciones y de 1.877 millones en daños corporales para las aseguradoras. Las estadísticas cifran en que cada año se asisten 3,7 millones de conductores en carretera.

En segunda posición, tenemos el de hogar con un 75% y supone un coste de más de 1.300 millones de euros en reparaciones. Las goteras y filtraciones de agua son las reparaciones más habituales, con 2,2 millones de incidencias relacionadas en 2015, a las que el sector destinó cerca de 800 millones de euros.

Por detrás, se sitúa el de defunción: casi la mitad tiene contratado este seguro, que en 2015 cubrió 247.000 defunciones, más de la mitad del total registrados en 2015 en España. Por último, solamente el 20% de españoles cuenta con un seguro de salud, lo que equivale a unos 10,5 millones de personas.

El sector del seguro genera puestos de trabajo estables empleando más de 50.000 personas de forma directa, y casi 600.000 de manera indirecta, sumando mediadores, reparadores etc. Además, se trata de un sector vital para el desarrollo de la economía y la sociedad española, pues de cada 100 euros de la factura del seguro, cerca de 54 euros, van destinados a indemnizaciones de clientes y beneficiarios, y 24 euros al pago de proveedores como mecánicos, sanitarios, fontaneros etc.