Seguro obligatorio de viajeros
El Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV) es aquel seguro que debe tener un contratado cualquier medio de transporte público que tenga capacidad para llevar nueve o más personas, bien sea autobús, metro, tren, avión o barco. También deben haberlo contratado aquellos medios que, teniendo menos capacidad, se realizar a través de cable como teleféricos, funiculares o telesillas. El precio de este seguro que debe abonar la empresa está incluido en el billete.

La cobertura de este seguro comprende los daños corporales que se puedan producir en los desplazamientos que se realicen por el territorio español o aquellos que tienen origen en España con destino en el extranjero. Esta cobertura es compatible con cualquier otro seguro de viaje que contraten los viajeros a título particular.

Debido a la obligatoriedad del seguro, si se produce un accidente, el viajero tiene derecho a recibir las indemnizaciones y la asistencia sanitaria necesaria si, a consecuencia del accidente se produce la muerte, incapacidad temporal o invalidez permanente del viajero.

La cobertura se extiende también a las lesiones corporales sufridas por los viajeros por un choque, vuelco, golpe o cualquier otra avería que proceda del vehículo, aunque se excluyen los accidentes que sufra el viajero si ha consumido drogas, estimulantes o alcohol.

También cubre los accidentes que pueda sufrir el viajero cuando sube o baja del vehículo si lo hace por los lugares indicados o mientras espera el equipaje.

Para recibir la cobertura del SOV es requisito indispensable haber comprado el billete, ya que es el único documento que nos acredita como usuarios de dicho transporte. La única excepción a la compra del mismo es el caso de los menores de edad que no tengan obligación de comprarlo.