Seguros de ahorro e inversión
Hasta ahora, los seguros de ahorro e inversión no resultaban muy atractivos debido a su baja rentabilidad. Sin embargo, ahora los ahorradores buscan lugares seguros donde invertir su dinero a salvo de posibles vaivenes en el mercado, entre los productos de renta fija, uno de los cuales son los seguros de ahorro. Por otro lado, las entidades bancarias intentan hacerlos más atractivos, garantizando el capital invertido y flexibilizando las primas lo que, poco a poco, ha ido aumentando el interés de los inversores hacia ellos.

Los seguros de vida-ahorro son pólizas que aseguran la vida del titular a medio o largo plazo. Como plazo mínimo para contratarlos se impone un año. Si la contigencia que cubre la póliza, es decir, la muerte del asegurado se produce, se cobra la cantidad que se ha acordado en la póliza, que suele rondar los 6.000 euros y depende de la edad del asegurado. Sin embargo, a parte del seguro de vida, estos seguros se combinan con una inversión a plazo fijo, que suele ser de un año con posibilidad de ampliarlo. Una vez vencido el plazo, es posible retirar la prima necesaria para contratarlo y las aportaciones extraordinarias hechas a lo largo del plazo, junto con la rentabilidad que nos haya aportado el capital durante ese plazo.

Desde el 1 de enero de 1999, las aportaciones no dan derecho a deducción alguna en el IRPF.

Por otro lado, estos seguros ofrecen la posiblidad de suspender temporalmente los pagos, modificar el importe y periodicidad de las primas para cada semestre, o de disponer total o parcialmente del capital acumulado, además de poder realizar aportaciones extraordinarias en cualquier momento, con lo cual podemos gestionar prácticamente a nuestra conveniencia dicha inversión.