Seguros de los aparcamientos públicos
Utilizamos a diario los aparcamientos públicos, bien en centros de ocio o en centros comerciales o cuando nos encontramos en una zona difícil de aparcar. Por ello debemos saber que, por ley, los parkings públicos deben responder por los daños que sufran los los vehículos durante la estancia en alguna de sus plazas, sea ésta temporal, mensual o por horas. La ley que regula el Contrato de Aparcamiento de Vehículos obliga a que la empresa propietaria del aparcamiento contrate una póliza de seguros que cubra cualquier tipo de siniestro que un vehículo sufra dentro del recinto del aparcamiento.

Estas pólizas cubren a los usuarios en los siguientes casos:

– Daños por robo en el vehículo, que incluye rotura de cristales, cerraduras e incluso la desaparición del coche, aunque no se incluyen los elementos que el usuario puede llevarse consigo como CD’s, carátulas de rádio, móviles y objetos personales en general.

– Daños causados por desprendimientos en las estructuras del parking, muros y techos, inundaciones o incendios.

– Daños personales que sufra el cliente por falta de mantenimiento de las instalaciones.

– Daños debidos a colisiones, rayones o los provenientes de maniobras realizadas en el aparcamiento.

Estas pólizas incluyen responsabilidad civil y todos los daños causados por terceros a los clientes. Debido a la gran movilidad de coches en los aparcamientos que alquilan plazas por hora o fracción, existe mayor riesgo de daños por maniobras. Si se da el caso, se debe reclamar al propietario del parking, que es titular de la póliza. La cuantía de estas pólizas depende de la superficie del establecimiento a asegurar y la cantidad de plazas de que disponga y parte del precio del ticket que abonamos a la salida corresponde a una estimación por el seguro.