¿Temes a que cuando llegue tu turno no tengas ninguna pensión? ¿Nunca has ahorrado un solo euro? ¿Eres de los que piensan que está irremediablemente abocado a una vejez triste y llena de deudas? Calma, tenemos una buena noticia para ti: llegar forrado a la edad de oro solo depende de un simple gesto diario. Y, lo que es mejor, ni siquiera necesitas mucho dinero para ahorrar a largo plazo. No estamos locos, sabemos lo que queremos, tan solo tenemos que seguir unas pautas de ahorro para que llegues a tu jubilación con unos buenos fajos de billetes en la caja fuerte, porque llegados a este punto, aquí ya no hablamos más de colchones y metáforas raras, hablamos de fajotes, de esos que te tienes que lavar luego las manos de tocar tanto billete.

Sin embargo, por mucho que nos duela, este truco no lo hemos inventado nosotros. Es cosa de David Bach, autor del libro Las parejas inteligentes acaban ricas. En él, Bach propone una tabla de ahorros en la que especifica cuánto dinero debes ahorrar cada día, hasta los 65 años. Pero tranquilo, no te avances, esta tabla presupone que empiezas con cero euros en el bolsillo.

Siguiendo como punto de partida los 20 años y teniendo en cuenta que el ahorro es de 12 euros al día, al final de cada mes estarás ahorrando 372 euros. Es decir, cada año, acumularás nada más y nada menos que 4.464 euros. Y, si lo multiplicamos por los 45 años que te quedan para cumplir los 65… ¡Ahi lo tienes! Jubilación forrada: 200.880 euros. Ya lo tienes, socio.

Ahora que ya sabes la cantidad exacta diaria que necesitas ahorrar para llegar a esa cifra a la tercera edad. Y llegando al final, siempre sale la pequeña voz interior que te dice… ¿Prefiero gastar mi dinero mientras sea joven disfrutándolo intensamente y viviendo al día… o me lo guardo para cuando sea un anciano y apenas pueda moverme ágilmente?