Teletrabajo, ahorro para la empresa y el trabajador
El teletrabajo es una nueva forma de desempeñar nuestro trabajo que es muy común en países anglosajones y que en España se abre paso lentamente. Pasar muchas horas frente al ordenador en el puesto de trabajo no es sinónimo de mayor productividad, ya que muchas veces se hace como que se trabaja. Pero si uno es un trabajador responsable, con unos objetivo y una planificación claramente establecida desde la empresa, no hay mayor problema en que utilice el teletrabajo, es decir, que realice desde su domicilio el mismo trabajo que realizaría en la oficina. Basta una buena conexión a internet y un mínimo de responsabilidad.

Además, el teletrabajo supone un gran ahorro en tiempo y dinero tanto para la empresa como para el trabajador:

– La empresa puede ahorrar en alquiler de locales para oficinas y gastos de luz, al tiempo que aumenta la productividad, ya que está demostrado que el teletrabajo disminuye el absentismo laboral y el hecho de poder acomodar los horarios a nuestra vida diaria supone una motivación extra para el trabajador que le hace ser más productivo.

– El trabajador ahorra tiempo y dinero en desplazarse y volver del lugar del trabajo y en comer fuera de casa. Normalmente las empresas se hacen cargo de los gastos de la conexión a internet o el gasto en teléfono. Por otra parte, dado que el teletrabajo permite una conciliación absoluta entre la vida personal y laboral, nos ahorraremos también en canguros para los niños y en otros gastos parecidos.

Actualmente, las nuevas tecnologías nos permiten trabajar desde cualquier sitio, y aunque sigan existiendo cuestiones que se deben resolver en equipo, sigue siendo una estupenda manera de ahorrar en costos y en dinero, lo que resulta muy útil cuando hay que hacer frente a épocas difíciles.