Tener un accidente en un vehículo sin seguro
Cuando los informativos hablan de los accidentes de tráfico, a veces informan de que uno de los vehículos implicados en el mismo no tenía seguro de circulación. Dado que son las compañías de seguros las que se hacen cargo de pagar los desperfectos y las indemnizaciones en caso de accidente, ¿qué ocurre si no tenemos seguro?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que tener asegurado el vehículo es una obligación, y que si la inclumplimos, nos pueden imponer una sanción económica que varíe entre los 601 y 3.005 euros, cantidad que depende de si el vehículo circula habitualmente o no, para qué se utiliza, la gravedad del perjuicio causado, cuánto tiempo llevamos sin asegurar el vehículo o si no es la primera vez que nos detienen o sufrimos un accidente sin tener el vehículo asegurado. Al final, si echamos cuentas, si la guardia civil o la policía nos paran y no tenemos seguro o nos vemos implicados en un accidente, la multa nos puede salir más cara que la póliza.

Si nos vemos implicados en un accidente en el que uno de los vehículos no tiene seguro, será el Consorcio de Compensación de Seguros quien responda de los daños ocasionados, siempre dentro del territorio nacional y hasta el límite cuantitativo del aseguramiento obligatorio. Indemzinará los daños producidos por un vehículo cuyo propietario tenga residencia en España o los producidos con un vehículo que se utilice habitualmente en un Estado con el que no se haya firmado ningún acuerdo entre las oficinas nacionales de seguros de los Estados Miembros del Espacio Económico Europeo y de otros estados asociados.

En cualquier caso, debemos recordar que la responsabilidad de este organismo es siempre subsidaria, por lo que, cuando existan aseguradoras, les corresponde a ellas hacerse cargo de la responsabilidad civil derivada del hecho.