Tipos de comisiones bancarias
El negocio de las entidades financieras se centra en las comisiones. Los bancos aplican a los servicios de sus clientes unas comisiones por conceptos muy diversos como la administración, gestión, mantenimiento de una cuenta corriente, el estudio de un préstamo, el cambio de divisas, el envío de transferencias o la entrega de una tarjeta de crédito. La suma de todas ellas termina siendo un coste importante para el consumidor durante el año. Sin embargo, existen formas de evitarlas.

Comisiones en créditos e hipotecas

- Comisión de estudio. Se cobra por las gestiones y el análisis que la entidad debe realizar para comprobar aspectos como la solvencia del solicitante. Por lo general, es un porcentaje sobre la cantidad total requerida.
- Comisión de apertura: El cliente paga esta comisión, por lo general, en el momento en que se firma el crédito. El abono de esta cantidad se realiza por los trámites que hace la entidad para formalizar y poner a disposición del cliente los fondos prestados.
- Comisión por modificación de condiciones o por cambio de garantías: Cuando el cliente solicite el cambio de alguna de las características del préstamo, la entidad puede pedir que pague una comisión por modificar el contenido del contrato.
- Comisión por amortización parcial anticipada: Puede pasar que el cliente quiera devolver parte del préstamo en un solo pago. De este modo, se ahorra los intereses que el banco le cobra cada mes, pero ha de tener en cuenta que la entidad aplica una comisión por esta amortización anticipada.

Cuentas corrientes

- Comisión de mantenimiento: El banco cobra esta comisión como compensación por diversos servicios, como la custodia del dinero que deposita el cliente en la cuenta o el mantenimiento de los registros necesarios para el funcionamiento del depósito, además de la emisión de documentos emitidos a clientes.
- Comisión de administración: La entidad puede aplicar esta comisión por conceptos que no se contemplan en el mantenimiento de la cuenta, como los apuntes de transferencias recibidas u ordenadas y los adeudos de recibos.
- Comisión por retirada de efectivo en una oficina distinta del lugar donde está domiciliada la cuenta. Cuando un usuario solicita un reintegro por caja o entrega para su cobro un cheque en una oficina donde no está abierta la cuenta, algunas entidades cobran una comisión.
- Comisión por cancelación anticipada del depósito a plazo: Los clientes pueden cancelar de manera anticipada sus depósitos a plazo, pero a cambio deben pagar la comisión que haya establecido la entidad en el contrato.
- Gastos de correo: El banco puede cargar al cliente los gastos de envío a su domicilio de documentos, liquidaciones, extractos o últimos movimientos realizados, pero esto ha de figurar en el contrato que firma el cliente.

Comisiones en las tarjetas

- Comisión por emisión, renovación y tenencia de la tarjeta: El cliente que obtiene la tarjeta paga una comisión inicial por la emisión y después, cada año, abona un importe que depende de la categoría de este medio de pago.
- Comisión por retirada de efectivo y consulta de movimientos en cajeros automáticos: Lo más frecuente es que por las operaciones a débito que se hacen en un cajero de la propia entidad no se pague comisión. Tampoco se aplican tarifas adicionales en la consulta de saldo o movimientos.
- Comisión por pagos en el extranjero: Si el pago en comercios o la retirada de efectivo se realiza en un país de la Unión Europea que tiene el euro como moneda, el banco no aplica comisiones distintas a las que cobra en España, pero conviene consultar las tarifas que la entidad puede requerir antes de hacer el viaje al extranjero.