Tipos de empréstitos
Entre las distintas formas que tienen las entidades de crédito de captar dinero, una de ellas es el empréstito. Mediante este sistema, la empresa emite un conjunto de valores que los particulares pueden adquirir, de forma que, al cabo de un plazo pactado, la empresa les devolverá el dinero que invirtieron junto con los intereses que se pactaron en el momento de la emisión. . Esta es una forma de financiación muy habitual, que es incluso usada por el Estado. En ese caso, los empréstitos que emite el Estado se denominan Deuda pública.

Si atendemos al plazo de vencimiento, Los distintos tipos de empréstitos que una empresa puede emitir son:

- Pagarés: Son valores que se emiten a muy corto plazo, normalmente menos de un año.

- Bonos simples: Se emiten a corto y medio plazo, es decir, de 3 a 5 años.

- Obligaciones: Se emiten a largo plazo.

Las entidades de crédito también pueden emitir otros valores como los títulos hipotecarios, que se dividen en:

- Cédulas hipotecarias: Poseen una garantía especial, ya que están garantizadas por toda la cartera de créditos hipotecarios de la entidad.

- Bonos hipotecarios: La entidad sólo se extiende a los créditos hipotecarios que se hayan relacionado específicamente con ellos mediante escritura.

- Participaciones hipotecarias. Permite participar en créditos hipotecarios concretos, aunque es necesario resaltar que en este caso el inversor debe asumir un cierto riesgo de impago por parte de la entidad si, por cualquier circunstancia, no pudiera hacer frente a sus pagos.

- Bonos y obligaciones subordinadas: Poseen menos garantías que los acreedores de la entidad, por la que si ésta no pudiera abonar sud deudas, los titulares de dichos bonos cobrarían después de que lo hicieran los acreedores.