Trabajar en festivos
Se acerca un período vacacional como la Semana Santa y mientras muchos se dedican a divertirse, otros tienen que trabajar para que todo funcione y esté a punto para quienes aprovechan esos días de descanso.

Para determinar cuánto cobraremos por trabajar en días festivos, debemos acudir al convenio laboral del sector en el que se desarrolle nuestra actividad y, más específicamente, a nuestro contrato laboral, ya que en él suelen venir recogidas las condiciones de trabajo en festivos, ya que muchas veces el horario y el pago de los festivos se acuerda directamente con la empresa.

Debemos recordar que si en nuestra jornada normal de trabajo están incluidos los festivos (es decir, cuando trabajamos por normal los fines de semana y descansamos en días laborables), los festivos se remuneran como horas normales de trabajo. Si trabajamos en festivo sin que sean días dentro de la jornada, las horas trabajadas se nos remunerarán como extraordinarias.

En toda jornada de trabajo existen tres tipos de descanso, el descanso que se realiza dentro de la jornada diaria (la pausa del “bocadillo” o para la comida), el descanso diario entre dos jornadas sucesivas y el descanso semanal, que normalmente coincide con el fin de semana y días festivos a no ser que por convenio o contrato se trabaje en los mismos como jornada ordinaria y se traslade el descanso de éstos a otros días.

Quienes trabajan en festivos tienen derecho a un perído de descanso de 35 horas ininterrumpidas por cada periodo de siete días. Sin embargo, dentro de las directivas de la Unión Europea, los países pueden fijar un periodo de referencia de hasta 14 días.

Cuando optemos a un puesto de trabajo, es importante tener claro cómo se desarrolla la jornada laboral, si de lunes a viernes o de lunes a domingo, para después no llevarnos sorpresas desagradables, así como la remuneración que percibiremos por trabajar en días festivos.