Trámites a realizar tras el nacimiento de un hijo
El nacimiento de un bebé no supone sólo un cambio en la vida familiar, sino que también genera una serie de obligaciones legales y da derecho a una serie de prestaciones que podemos solicitar.

Lo primero que debemos hacer es inscribir al niño en el Registro Civil en la localidad donde haya nacido, y para ello disponemos de un plazo de treinta días a contar desde el día siguiente a su nacimiento. Respecto al nombre del bebé, debemos recordar que no le podemos poner más de un nombre compuesto o dos simples, y que están prohibidos los nombres que puedan confundir en la identificación de la persona, los que resulten denigrantes o aquellos que induzcan a error en cuanto al sexo. La obligación de registrar al bebé no es sólo de los padres, sino que afecta a los parientes consanguíneos hasta el cuarto grado y a los afines hasta el segundo, es decir, al padre, la madre, abuelos, tíos, o primos del recién nacido, así como a los cuñados del niño.

Si es un niño de una pareja no casada, para inscribirlo en el registro es necesaria la declaración de ambos progenitores, por lo que ambos deben acudir al registro en el momento de la inscripción. Si la mujer es soltera y no acude el padre, no se le inscribe en el registro.

Otro trámite que debemos realizar es solicitar la baja por maternidad o paternidad, para lo cual debemos estar afiliados a la Seguridad Social y haber cotizado al menos 180 días dentro de los cinco años anteriores al parto. Para solicitarla deberemos acudir a la Seguridad Social.

Finalmente, en la agencia tributaria ia Tributaria se piden las deducciones fiscales por nacimiento y maternidad, es decir, los 2.500 euros del famoso “cheque bebé”, y los 100 euros mensuales a los que tiene derecho la madre con hijos menores de tres años si trabaja por cuenta propia o ajena dada de alta en la Seguridad Social o Mutualidad.