Trucos para renovar tu casa con poco dinero
Con poco dinero podemos hacer cosas muy grandes, a veces no es necesario mucho si sabemos aprovechar bien lo que tenemos. Con la llegada del buen tiempo, es buen momento para reformar la casa y darle un aire nuevo o por lo menos diferente. Es obvio que con los tiempos que corren, no todo el mundo puede permitirse gastos derivados de obras. A continuación te detallamos una serie de consejos para hacerle un lavado de cara a tu casa sin necesidad de invertir muchos recursos.

Puedes comenzar por arreglar y pintar aquellas superficies de la casa que lo necesiten. Paredes, techos, suelos, ventanas, balcones y terrazas, son lugares se se desgastan con el paso del tiempo debido la humedad, el aire, la luz o el tránsito de personas. Basta con comprar un bote de pintura para darle unas capas a las paredes y techos, al mismo tiempo podemos arreglar grietas, pulir suelos, decapar ventanas o sellarlas, quitar el óxido de las barandillas, empapelar de nuevo, volver a pegar los zócalos o blanquear las juntas de las baldosas.

Limpia en profundidad cristales, armarios y mobiliario. Esto te permitirá dar una imagen más luminosa, ordenada y pulcra del hogar. Todo empieza por una buena limpieza en profundidad de muebles, cristales y textiles. Por otro lado, ahora que vas a poner el aire acondicionado, limpia los conductos de las bombas de calor o aires acondicionados, así como las aspas de los ventiladores, eso evitará malos olores y un exceso de polvo en el ambiente.

Otra buena idea es cambiar la distribución de los muebles y los complementos, seguro que después te parecerá una casa nueva. Si dispones de presupuesto, comprar muebles nuevos siempre se agradece para renovar el hogar. Simplemente con variar la distribución del mobiliario de la estancia o incluso el intercambiarlo de una estancia a otra, puede ser más que suficiente. En este caso, aprovecha el movimiento de muebles, así puedes planificar la mejor distribución para luego tener más espacio.

Baños, dormitorios, cocinas, salones, estudios, pasillos y hasta exteriores pueden ganar mucho con tan sólo cambiar los muebles de lugar. ¡Realiza la prueba y te sorprenderás! Si todos estos consejos lo combinamos con un cambio en los complementos, colocación de espejos, fotografías, velas o darles nuevos usos a los objetos viejos. Todo en su conjunto dará un aspecto mucho más novedoso a cada una de las estancias.