Ventajas del DNI electrónico
Quizá eres uno de los doce millones y medio de ciudadanos españoles que ya cuentan con un DNI electrónico (DNIe) o vayas a entrar dentro de los veinte millones que dispondrán de él a finales del año 2010. Si es tu caso, seguramente lo utilizarás más o menos como el DNI antiguo, es decir, para identificarte. Sin embargo, este DNI va a cambiar la forma de identificarnos en Internet y, sobre todo, de realizar transacciones más seguras y que nos llevarán menos tiempo.

Existen ya algunas compañías privadas que han lanzando nuevos servicios basados en DNIe, que nos permiten negociar y firmar contratos en Internet que tienen la misma validez legal que aquellos que contienen nuestra firma manuscrita, que eran los únicos válidos hasta este momento, aunque por el momento esta operación se puede realizar sólo con algunas empresas del sector privado.

Sin embargo, en el sector de la banca on-line, en los cajeros y en el sector público sí se están creando rápidamente aplicaciones para el nuevo DNI, como, por ejemplo poder solicitar la prestación por desempleo utilizando el DNIe.

También podemos utilizar el DNIe a la hora de realizar la declaración del IRPF. Podemos utilizarlo tanto para obtener el borrador y los datos fiscales, así como para confirmar o modificar el borrador y acceder al resto de servicios de la Agencia Tributaria. Aparte del Impuesto de la Renta, también podemos utilizarlo para otro impuestos.

Otros servicios para los que podemos utilizarlo son solicitar becas, acceder a nuestros datos de la Seguridad Social, acceder a nuestra información personal en bases de datos públicas, etc, es decir, un montón de servicios y siempre con la tranquilidad de que nuestra identidad y firma estarán salvaguardadas.