Viajar por el mundo sin gastar el alojamiento
Viajar es algo que todos disfrutamos. Conocer grandes y pequeñas ciudades en Europa o Estados Unidos, por ejemplo, es una meta para muchas peronas, pero a la hora de plantearnos un viaje de estas características, cuando hacemos números, nos damos cuenta de que el presupuesto del viaje más el alojamiento se escapa de nuestro bolsillo.

Sin embargo, existe una modalidad de viajar sin pagar alojamiento que se practica desde hace tiempo en los países anglosajones y en Europa y que poco a poco va calando en Europa, que consisten en el intercambio de casas. Si estás interesado, por ejemplo, en viajar a Italia, sólo tienes que buscar una familia que esté dispuesta a venir a tu lugar de residencia en el mismo periodo en que a ti te gustaría irte de vacaciones. De ese modo, cuando tú estés en su casa en Italia, él o ellos estarán en tu casa en España.

Por otro lado, con esta modalidad de viajar, podemos tener un privilegio reservado a pocos turistas: disfrutar cómo es realmente la vida en España, Estados Unidos o Italia, ya que residieremos en un auténtico vecindario y en un hogar real, con lo cual estaremos inmersos en la vida cotidiana de esos países, como lo estarán en la española quienes vengan a residir a nuestra casa.

También podemos contemplar esta opción para intercambios dentro de nuestro propio país, intercambiando nuestra casa con personas que residan en la playa o la montaña y que deseen pasar unos días en la ciudad mientras nosotros nos bañamos en la playa o caminamos por la montaña.

Si hacemos uso de esta modalidad de vacaciones, debemos pedir toda la información que deseemos a la persona con la que queramos intercambiar nuestra casa, porque, como en todas las áreas, aquí también existe la picaresca, y podemos encontrarnos con que la casa que nos ofertaron por internet, no es tal.