Actividades que desgravan en el IRPF
Ahora que se ha abierto el plazo para que consultemos el borrador de nuestra declaración, uno de los aspectos a los que más atención debemos poner a la hora de revisar el mismo es verificar si en él se recogen las deducciones a las que tenemos derecho si hemos realizado ciertas actividades durante el periodo impositivo correspondiente. Esto significa que si hemos , por ejemplo, comprado o alquilado una vivienda, o hemos abierto un plan de pensiones antes del 31 de diciembre del 2011, deberán quedar reflejadas dichas desgravaciones en nuestra declaración.

Debemos tener en cuenta, también, que existen unos límites en las cantidades que nos podemos desgravar, así como cumplir una serie de condiciones, como tener o no llegar a un determinado nivel de renta. La Comunidad en la que vivimos también determina que tengamos acceso a más o menos deducciones, ya que pueden variar de una a otra.

Las desgravaciones más habituales a las que tenemos derecho y que, por tanto, nos van a permitir pagar menos a hacienda, son las siguientes:

– Compra o rehabilitación de nuestra vivienda habitual, así como la construcción o la ampliación de la misma. También tenemos derecho a desgravación si tenemos que adecuar nuestra vivienda a personas con minusvalía. Tenemos derecho a deducir el 15% de las cantidades destinadas a dichas actividades.

– Alquiler de vivienda habitual, con un límite de 24.020 euros anuales. En este caso, la desgravación corresponde tanto al propietario, y puede llegar al 100% si alquila la vivienda a personas de entre 18 y 30 años y con unos rendimientos netos del trabajo superiores a 7.236,60 euros.

– El 15% de las cantidades aportadas a cuentas-vivienda.

– Nacimiento o manutención de hijos menores de edad.

– Aportaciones a planes de pensiones. En este caso, la deducción a la que tenemos derecho varía según nuestra edad.