Actualizar el IPC en los alquileres
El índice de Precios al Consumo (IPC) es el que determina, entre otras cosas, el incremento que nos van a realizar tanto en los salarios como en el caso de las pensiones para recuperar el poder adquisitivo que hemos perdido de cara a ese incremento. Pero existen otros muchos conceptos que son afectados cada año por el IPC y que también son importantes en nuestra vida diaria. Uno de ellos es la renta que pagamos de alquiler, que también se ve influido cada año por este tanto por ciento.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la actualización del IPC de una renta de un alquiler debe realizarse al cumplirse el año del contrato, y no con la llegada del nuevo año. Por ello, si nosotros hemos alquilado el piso en junio, no será hasta el mismo mes del año siguiente cuando el propietario de la vivienda nos pueda actualizar la renta del alquiler.

Durante los cinco primeros años de vigencia del contrato de alquiler el IPC será el único concepto por el cual el arrendador pueda aumentarnos el alquiler de la vivienda. A partir del quinto año se puede revisar la renta, siempre que haya acuerdo entre ambas partes.

También es necesario tener en cuenta que para actualizar el alquiler deberemos siempre atender al IPC y no al Índice de Vivienda Rúbrica. Algunos propietarios están utilizando este concepto para justificar subidas en los momentos en que la inflación es negativa, lo cual supone una vulneración de los derechos del inquilino, por lo que no debe ser admitida por el arrendatario.

Para verificar cuál es el IPC que hay que aplicar en el momento de la actualización de la renta, basta con entrar en la página web del INE (Instituto Nacional de Estadística) donde encontraremos todos los detalles relativos al IPC y un apartado especial dedicado a los alquileres.