Alquilar parte de la vivienda habitual para pagar la hipoteca