Alquilar tu casa para un rodaje
Si te fijas, son muchas las viviendas que aparecen en los anuncios, las series de televisión o las películas. En ocasiones son decorados expresamente construidos para esa filmación, pero otras veces son casas de particulares que resultan idóneas para aparecer en determinada película o serie. El ofrecer la casa para un rodaje, aparte de la ilusión de poder ver su casa en la pequeña o la gran pantalla, supone para los propietarios de los rodajes la oportunidad de obtener unos ingresos extras, que dependiendo del rodaje, pueden variar entre los 1200 y los 3000 euros al día.

Las ganancias obtenidas pueden variar dependiendo de los días de rodaje, las características de la vivienda y quien produzca la filmación, ya que el mundo del cine y la televisión no ha escapado tampoco a la actual crisis económica, por lo que ahora tienen que ajustar mucho más su presupuesto de lo que lo hacían antes.

Existen páginas webs en las que los propietarios de las viviendas las ofrecen en alquiler para los rodajes, y también viviendas vacías puestas a la venta, con la esperanza de obtener una rentabilidad hasta que se reactive el mercado inmobiliario.

Las características de las viviendas varían en función de lo que el director esté buscando, ya sea una casa antigua en la ciudad, una casa de pueblo o un chalet o una villa de amplias estancias. El único requisito imprescindible es que las habitaciones sean amplias, para que todo el equipo de rodaje se pueda mover con facilidad.

Además, si el rodaje se prolonga, la productora suele alojar al propietario de la vivienda a su familia en un hotel hasta que éste termine, para no ocasionar molestias. El primer día de rodaje se abona al propietario toda la cantidad acordada y además se suscribe un seguro por si hubiera algún desperfecto, por lo que es una oportunidad de rentabilizar nuestra vivienda con total seguridad.