Aumenta el límite del sueldo que no se puede embargar
No poder pagar las cuotas de la hipoteca es el primer paso de un largo calvario que muchas familias españolas conocen bien. No sólo perdemos nuestra vivienda porque el banco nos desahucia ante la falta de pago, sino que debemos seguir haciendo frente a la parte de la deuda que no queda saldada con el valor de la casa. Si no podemos pagar ello, el juez pasará a decretar el embargo de todos los demás bienes que tengamos para cubrir la deuda, entre ellos, el sueldo.

Esto se ha visto modificado por una iniciativa presentada por PSOE, PP y CiU durante el Debate sobre el Estado de la Nación celebrado esta semana en la que pidieron al gobierno a que elevara la parte del sueldo que no puede ser embargado tras un proceso de ejecución hipotecaria.

Hasta ahora, cuando nos embargaban el sueldo, la ley establecía que había una parte del mismo que era inembargable, que eran 641 euros mensuales.

A partir de ahora, sin embargo, el Gobierno ha modificado dicha cuantía, con lo cual la parte de nuestro sueldo que no nos podrán embargar es de 961 euros, que en muchos casos se trata de la práctica totalidad del salario que cobra un trabajador español.

Si la persona embargada tiene cargas familiares, esta cantidad se incrementará en un 30 % adicional del SMI por cada miembro de la familia que no tenga ingresos propios regulares. Esto significa que si el titular de la nómina tiene, por ejemplo, dos hijos, la cantidad que no le podrían embargar del sueldo ascendería hasta los 1.350 euros.

No ha salido adelante la medida que proponían los grupos parlamentarios mediante la cual se saldaría la deuda hipotecaria con la entrega de la vivienda, lo que sí representaría un balón de oxígeno para muchas familias.