Ayudas para familias monoparentales
Un divorcio, una separación, la muerte del cónyuge o el hecho de decidirse a tener o a adoptar un hijo sin tener pareja son hechos que nos llevan a crear una familia monoparental. Dado que en este tipo de familias es únicamente un adulto quien se hace cargo de los hijos, sus dificultades para salir adelante suelen ser mayores que las de aquellas formadas por dos adultos. Por ello, el Estado y las Comunidades Autónomas han creado una serie de ayudas que les facilitan desde el acceso a una vivienda hasta una rebaja en el pago de determinados impuestos municipales.

En el caso del acceso a la vivienda, las familias monoparentales son vistas como colectivos preferentes a la hora de obtener una vivienda protegida, por lo que tienen un más fácil acceso a la misma y tienen derecho a ayudas a la hora de solicitar un préstamo.

Las familias monoparentales también reciben de la Seguridad social una prestación por nacimiento o adopción de un hijo, que consiste en un pago único de 1.000 euros que reciben el padre o la madre por cada nacimiento o adopción, siempre que los ingresos de la unidad familiar no superen los 11.300 euros, aunque ello dependerá también del número de hijos que el adulto tenga a su cargo.

La seguridad social también ofrece a los adultos en la familias monoparentales una bonificación del 45% de las cuotas de la Seguridad Social que abonen si tienen que contratar a una persona que se haga cargo de los hijos.

También las Comunidades Autónomas han creado ayudas para este tipo de familias, siendo entre estas Cataluña la que ofrece mayor protección a este tipo de unidades familiares. En otras Comunidades pueden disfrutar de determinadas deducciones en el IRPF o de acceso preferente a la vivienda protegida.