Bonos de Banco Sabadell a más del 4 por ciento de interés
Banco Sabadell ha anunciado dos emisiones de bonos simples dirigidas a inversores minoristas por un plazo de 12 y 18 meses y un interés nominal anual fijo del 4,20%, siendo de los más atractivos del mercado. De acuerdo con el folleto registrado por la entidad en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los títulos tendrán un valor nominal de 1.000 euros y se abonará un cupón trimestral hasta el vencimiento.

En concreto, los bonos a un año tienen una fecha de vencimiento del 27 de junio de 2013, mientras que los bonos a 18 meses vencerán el día 27 de diciembre de 2013, períodos en el que se producirá el abono de intereses mediante cupón trimestral en los días 27 de marzo, junio, septiembre y diciembre hasta la fecha de vencimiento a finales del año 2013.

Las dos emisiones de bonos simples supondrán un importe global de 600 millones de euros, siendo cada emisión de 300 millones de euros. Su comercialización ha comenzado hoy, estando previsto que finalice el próximo día 22 de junio. La emisión de estos bonos, que se comercializan a través de las oficinas de Banco Sabadell, no contempla la posibilidad de la amortización anticipada.

Estos bonos simples son deuda subordinada, es decir, títulos de valores de renta fija con rendimiento explícito que emiten las entidades de crédito y en los que habitualmente se ofrecen unos intereses más elevados, si bien hay que tener presente que esta mayor rentabilidad se corresponde con la pérdida de capacidad para cobrar en caso de extinción y liquidación de la sociedad, ya sea por quiebra o bancarrota.

Y es que en estos supuestos está subordinado el pago en orden de prelación en relación con los acreedores ordinarios, de manera que primero cobrarán estos y luego podrán cobrar los poseedores de esta deuda si queda un remanente en los activos. No obstante, es poco probable que Banco Sabadell pueda quebrar o estar en bancarrota, pero es una condición que hay que tener presente a la hora de valorar la inversión.

También hay que valorar que este tipo de inversiones presenta la ventaja de que no tienen que pagar penalización del 0,5% que afecta a los depósitos, además de ofrecer al inversor una remuneración más elevada que los depósitos e, incluso, que los pagarés que ofrecen algunas entidades financieras.