Cambios en la pensión de viudedad
Dentro de los cambios que el gobierno está proponiendo en la reforma de las pensiones, ahora le ha tocado el turno a la pensión de viudedad, algo que la sociedad venía demandando desde hace tiempo ya que la situación en la que quedan quienes cobran esta pensión, sobre todo las mujeres, es muchas veces insostenible, con un importe con el que a duras penas logran llegar a fin de mes.

En esta modificación, se ha modificado la base reguladora de la misma, pasando de la anterior, que era del 52% al actual 60%, siempre que el o la beneficiaria tengan 65 o más años de edad y no estén cobrando otra pensión del estado.

Con esta reforma, que se produce mientras se está terminando el texto definitivo de la Reforma de las Pensiones que lleva a cabo la Comisión de Trabajo e Inmigración del Congreso de los Diputados, también se establecen una serie de requisitos adicionales para tener derecho a esta pensión, como son:

– No tener otros ingresos por trabajo por cuenta ajena o propia.

– Que los rendimientos o rentas que pueda percibir el beneficiario no superen anualmente el límite que se establezca en cada momento para tener derecho a esta pensión.

También se ha introducido otra enmienda referida a la pensión de orfandad, en virtud de la cual tendrán derecho a ella los hijos que, cuando fallezca el causante, no hayan cumplido los 21 años de edad o no estén capacitados para realizar un trabajo remunerado. También tendrán derecho a esta pensión si, siendo mayores de 25 años, su salario no supera el Salario Mínimo Interprofesional.

Los grupos parlamentarios también se están planteando la posibilidad de que la pensión de viudedad esté exenta del IRPF como ocurre con otras pensiones como las de gran invalidez grave, prestaciones familiares u orfandad