Características de los nuevos depósitos
El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado una subida de los tipos de interés en un cuarto de punto para dejarlos en el 1,25%, a pesar de que los expertos financieros esperan que a finales de año el Euribor se sitúe entorno el 1,75% o 2%. La consecuencia más inmediata de este dato macroeconómico en los principales productos de ahorro bancario, en concreto en los depósitos, será una subida en la remuneración a sus suscriptores. Es decir, buenas noticias para todos los ahorradores de este país, que no son pocos. Actualmente casi toda la oferta actual se basa en el ajuste que realizan bancos y cajas tras la posibilidad de que suban los tipos.

La retribución de los depósitos oscila entre el 1,5% y el 4,2%.

La contratación de cualquiera de los nuevos depósitos tiene muchísimas ventajas, aunque conviene también conocer lo malo antes de suscribirlos.

Ventajas

– Ofrecen una mayor seguridad que los demás productos financieros. Incluso en los referenciados se garantiza la totalidad de la inversión. Son, por tanto, muy acertados para perfiles de inversor defensivo.
– La actual oferta es muy variada: para nuevos clientes, de contratación online, referenciados a activos financieros, entre otros.
– Hay ofertas con importes mínimos muy asequibles para todos los usuarios, que no exigen un gran desembolso.
– Muchos depósitos permiten cancelaciones parciales o totales, aunque en algunos casos suelen estar penalizadas.

Desventajas

– Los tipos de interés no son todavía tan atractivos como para que los ahorros sean muy provechosos.
– Su rentabilidad está por debajo de la que se puede obtener en otros productos financieros: Bolsa, ETF o materias primas.
– Las ofertas más interesantes están diseñadas bajo el cumplimiento de ciertos requisitos o plazos de permanencia demasiado temporales para los ahorradores de corto plazo.
– En pocos casos superan el 4% en su rentabilidad. Cuando lo hacen, es en las ofertas a nuevos clientes o bajo condiciones especiales.