Comisiones bancarias de los créditos
Cuando firmamos un crédito, la cantidad de dinero que debemos devolver al banco no es sólo la que éste nos presta, sino que se ve incrementada por una serie de factores. La mayoría de nosotros tenemos en cuenta el interés nominal que nos aplica el banco, pero si queremos saber realmente cuánto nos va a costar un crédito bancario, deberemos también tener en cuenta las comisiones que las entidades bancarias aplican al mismo.
Las comisiones más comunes son:

– Comisión de estudio:

Es la comisión que nos aplica la entidad por las gestiones que realiza para verificar nuestra solvencia. Si la entidad no nos concede el crédito, no nos puede cobrar esta comisión, pero sí los gastos derivados del estudio, siempre que así lo hayamos pactado en el momento de solicitar el crédito.

– Comisión de apertura: Nos suele ser cargada en el momento en el que firmamos el contrato del crédito, y suele ser un porcentaje sobre la cantidad de dinero que recibimos del banco o Cja.

– Comisión por modificación de condiciones: Si a lo largo de la vida del crédito pedimos que nos cambien alguna de las condiciones que firmamos en el momento de contratarlo, nos cobrarán esta comisión.

– Comisión por amortización anticipada: Si devolvemos una parte del crédito antes del fin del pazo, pagaremos menos intereses, pero deberemos abonar una comisión por este concepto. Si hemos solicitado un crédito al consumo dicha comisión nunca podrá ser mayor del 3% para las operaciones a interés fijo ni al 1,5% en el caso de las de interés variable. Para los demás préstamos la ley no exige ningún límite. , mientras que para el resto de préstamos personales no existe límite legal.
Si devolvemos la totalidad del crédito con antelación también deberemos abonar una comisión que será igual a lo establecido en el caso de la amortización parcial.