Comisiones por operar con cheques
Cuando abrimos una cuenta corriente la entidad, junto con la libreta, nos suele proporcionar una talonario de cheques para que podamos realizar pagos con ellos.

Si utilizamos asiduamente los cheques como medio de pago deberemos saber que su uso lleva aparejadas una serie de comisiones. Las más habituales son:

– Compensación o negociación: La pagamos por el servicio que nos presta la entidad en la que queremos cobrar el cheque por gestionar su cobro. Normalmente es un porcentaje del importe del cheque , además de una comisión mínima. Esta comisión la abona quien desea cobrar el cheque.

– Devolución: Si no paga el cheque o se abona sólo en parte porque quien lo emitió no tiene fondos. , se genera una comsión por devolución, que es más alta que la anterior, que suele ser también un porcentaje de la suma del cheque. También la paga quien lo presente al cobro.

– Conformidad: esta comisión se cobra cuando quien emite el cheque pide a la entidad bancaria que dé conformidad al cheque, con lo que se garantiza que tiene fondos y que se puede pagar. También es un porcentaje de la cantidad del cheque y la paga quien lo emite.

– Gestión de declaración de impago: Suele ser un determinado porcentaje del importe del cheque junto con una cantidad mínima que debe pagar quien quiera cobrar el cheque. Si el cheque se presenta a través del Sistema Nacional de Compensación Electrónica (S.N.C.E.) es la entidad donde se ingresa quien declara el impago del cheque y cobrará la comisión.

También las entidades pueden cobrar otras comisiones por emitir cheques bancarios, cheques de viaje o talonarios con características especiales y por el cobro de cheques no normalizados.