Cómo ahorrar en el alquiler de la vivienda
Ante la imposibilidad de conseguir financiación para la compra de una vivienda, son muchos quienes deciden alquilarla, sobre todo si tenemos en cuenta que el estancamiento del mercado inmobiliario y la amplia oferta de alquileres que va existiendo hace que sea más sencillo encontrar alquileres más o menos económicos, asequibles para muchos bolsillos.

Pero además de encontrar un alquiler económico, podemos encontrar fórmulas para ahorrar si nos decidimos a convertirnos en inquilinos en lugar de en propietarios:

– Negociar el precio: Aunque no aparezca en el anuncio, los propietarios suelen estar dispuestos a negociar el precio. Este punto se puede tratar cuando contactemos con ellos por teléfono o cuando visitemos la vivienda.

– Los portales inmobiliarios de Internet ofrecen una gran ayuda para encontrar pisos y comparar precios. Sin embargo, no dejes de visitar la zona que te interesa, buscando los carteles de “se alquila”, lo que también nos proporcionar ofertas interesantes.

– Cuando compares precios, no te fijes sólo en el alquiler, sino haz el cálculo total de los gastos, que pueden encarecer bastante la mensualidad acordada. De ese modo, podrás comparar precios con mayor fiabilidad.

– Si buscas un piso compartido, infórmate de quién debe asumir el coste del alquiler si alguno de los inquilinos abandona la vivienda. Muchas veces el propietario exige que ese coste lo abonen los demás inquilinos que se quedan en la vivienda, lo cual puede casi duplicar el alquiler sin darnos cuenta.

– Si ya eres inquilino con contrato de alquiler, puedes negociar el precio del mismo cuando se acerque la fecha del vencimiento del mismo o si la vivienda sufre un desperfecto grave. SI no puedes obtener una rebaja en el precio del mismo, sí puedes conseguir, como mínimo, que no suba el precio mensual, lo que ya te supondrá un ahorro.