Cómo amortizar el plazo de la hipoteca para la deducción
La mayoría de las familias españolas no han podido ahorrar dinero este año debido a que casi todo se ha ido destinarlo a la amortización de una parte de su préstamo hipotecario. Se trata de una medida fiscal necesaria, ya no solo por cumplir tu contrato con la entidad financiera y quitarse deuda de encima, sino que además puedes beneficiarte en la desgravación por vivienda.

Los que hayan tenido la suerte de ahorrar un capital, se les plantea una cuestión importante: ¿destinar ese dinero a amortizar parte del capital del préstamo pendiente o a reducir el plazo de su hipoteca? Ambas opciones son buenas pero conviene conocer exactamente la que más nos convenga. Se puede plantear de otro modo: ¿Prefieres pagar menos cada mes o prefieres liquidar la hipoteca en menos meses?

Veamos un ejemplo concreto, si eres de los que has abonado al banco a lo largo del año en concepto de hipoteca menos de 9.040 euros, lo más recomendable es quitarse plazo de encima. Si a tu hipoteca todavía le queda una larga vida por delante, más razones para amortizar por plazo, en vez de capital. Imaginemos que tienes una hipoteca de 120.000 euros pendientes de abonar a 25 años, y actualmente se le aplica un interés del 2%, estarás pagando unos 510 euros mensuales. Es decir, durante este año habrás destinado unos 6.000 euros al préstamo y pongamos por caso que todavía puedes aportar otros 3.000 euros adicionales para alcanzar los 9.000 euros que, como máximo, permite el IRPF para desgravase en la declaración dela renta.

Si opta por destinar esos 3.000 euros a amortizar capital, significa reducir una parte del préstamo pendiente, la primera consecuencia es que el importe de la cuota descenderá hasta los 495 euros, porque ya no deberá 120.000 a su banco, sino 117.000 euros. Sin embargo, si destinas esos 3.000 euros a reducir la vida de su hipoteca, proporcionalmente al plazo de la misma, la cuota sí que se mantendrá como hasta ahora pero se podrá ahorrar nueve meses de hipoteca.

Normalmente la gente se decanta por la primera opción, o sea, pagar menos cada mes con que en el ejemplo se ahorrará unos 810 euros en intereses a lo largo de la vida de su crédito. Pero si reduce plazo, el ahorro alcanzará los 1.900 euros. La razón es sencilla: al tener menos plazo la hipoteca, las subidas o bajadas de tipos que se puedan producir en los próximos años afectarán menos al titular del préstamo. Ahora ya sabes las claves para la amortización del plazo de la hipoteca y cómo te puede servir para pagar menos intereses.