Cómo cancelar una tarjeta de crédito
Una buena forma de controlar los gastos y salir de deudas es dejar de utilizar las tarjetas de crédito. Las facilidades que nos da la entidad bancaria para aplazar los pagos o dividir el importe de los mismos puede ser una tentación a la hora de gastar de más, y aunque está claro que habrá ocasiones en que una tarjeta de crédito nos va a sacar de un apuro, lo mejor es utilizarlas los menos posibles y cancelar las que o vayamos a usar.

Cancelar una tarjeta de crédito normalmente es un procedimiento sencillo, pero para no tener problemas en el futuro, lo mejor es seguir una serie de pasos para asegurarnos que la cancelación de la tarjeta será definitiva.

Lo primero que debes hacer antes de cancelarla es asegurarte de que no hay ningún saldo pendiente, para lo cual estudia los extractos o pide información a tu banco.

Esto es conveniente hacerlo porque si tienes algún pago pendiente el banco puede subirte el tipo de interés al máximo si sabe que quieres cancelar la tarjeta pero aún tienes que saldar algún pago. Por ello, antes de anunciar la banco la cancelación de la tarjeta, pon a cero el saldo pendiente y asegúrate de que aparece así en el extracto.

A continuación debes informar al banco de tu intención de cancelar la tarjeta de crédito. Además de hacerlo por teléfono o Internet, debes enviar una carta por correo ordinario en la que se recoja tu deseo de cancelar la tarjeta, indicando la numeración de la misma y tus datos personales. Debes enviarla por correo certificado y con acuse de recibo, para tener así confirmación de que el banco la ha recibido.

Espera después a recibir el extracto mensual de la tarjeta y, cuando lo hagas, confirma que ha sido cancelada y no bloqueada por el banco o caja.

Finalmente acude al banco para entregar las tarjetas y asegúrate de que las destruyen en tu presencia.