Cómo negociar una rebaja en el precio del alquiler del piso
Ante la imposibilidad de comprarse una vivienda, muchas familias españolas se ven obligadas a vivir de alquiler, y aunque el precio de los alquileres ha ido bajando, supone una importante partida dentro del presupuesto mensual. Por ello, si eres inquilino, puedes intentar negociar con el propietario una rebaja del precio de alquiler. Te damos unos consejos sobre como negociar dicha rebaja:

– Conocer el contrato de alquiler. Es importante que conozcas tus derechos y obligaciones. Tanto si lo recoge el documento como si no, puedes negociar una rebaja, pero debes hacerlo un tiempo antes de que cumpla el contrato.

– Contrastar la oferta de la zona. Puede ser un argumento en tu favor, así que haz una lista que puedas mostrar al casero.

– Conocer la demanda de la zona. Si sabes que en tu zona hay poca demanda, eso te beneficia, ya que el casero sabe que tendrá menos opciones de volver a alquilar la vivienda. Si no es así, la negociación será más difícil.

– Conocer las circunstancias personales del propietario. Esto es importante, porque influirá en la negociación, ya que dependiendo de la necesidad económica del casero, aceptará la rebaja o no.

– Preparar una alternativa. Si el casero no accede, puedes pensar en cambiarte de piso.

– Citar al casero en la vivienda rentada. De ese modo puedes mostrar el buen estado en la que la conservas.

– No enzarzarse en una discusión. Ser muy respetuoso en todo momento. Insiste en que no le has dado problemas, pero no te cierres en banda. Si lo haces, el casero también lo hara.

– Proponer otras opciones. Podéis pactar que el casero se haga cargo del agua o la calefacción o que cambien los electrodomésticos antiguos.